La Música de la Antigüedad

Aún hoy no está claro qué fue lo primero que el Hombre hizo con su voz, si cantar o simplemente hablar. Lo cierto es que existen evidencias de la presencia de la música desde los tiempos más tempranos de la historia humana.

Los registros auténticos de la música más antiguos los encontramos en los bajo relieves y pinturas de los asirios y los egipcios. Los hebreos, no obstante, probablemente fueron los músicos más habilidosos de la Antigüedad, pero por seguir lo determinado en las Sagradas Escrituras, que no permitían el registro o confección de imágenes de ningún tipo, no dejaron ninguna herencia gráfica de cómo se veían sus instrumentos musicales, ni las proporciones que estos habrían tenido en relación con el cuerpo humano. Aun así, a través de la Biblia sabemos que el rey David fue un virtuoso arpista, capaz de calmar el ánimo abatido de Saúl, o que el rey Salomón tuvo hasta 4000 músicos profesionales a su servicio. El historiador Josefo describió con gran detalle las glorias del templo de Salomón: 200 000 trompetas de plata, 200 000 capas de seda para los levitas que cantaban los cantos sagrados, y 40 000 arpas y salterios. Ningún gobernante de la actualidad puede presumir de un patrimonio similar.

En la cultura asiria, por su naturaleza guerrera, hubo preponderancia de instrumentos de percusión y de metal, como las trompetas. Teniendo como referencia los dibujos y grabados de la época, se han hecho reproducciones de esos instrumentos, y se sabe producían tonos agudos y estridentes. Entre los instrumentos de cuerda, el más popular era el dulcémele, o dulcimer, que tenía cuerdas de metal que se golpeaban con pequeños mazos (un sistema muy similar al del piano moderno), e incluso se le añadían pequeñas chaspa de metal como en las panderetas.

Tocador de arpa egipcio. Reproducción según pintura de la época. Fuente: Wikimedia Commons
Tocador de arpa egipcio. Reproducción según pintura de la época.
Fuente: Wikimedia Commons

Por su parte, los egipcios tuvieron una ciencia musical bien definida, estrechamente relacionada con la astronomía y la religión. La música se utilizó no solo como entretenimiento, sino también como parte integral de los servicios religiosos. Había cantantes y bailarines profesionales, que se entrenaban en escuelas de música que tenían grandes coros y bandas de instrumentistas. En Egipto, la lira y el laúd fueron ya utilizados, pero el instrumento por excelencia fue el arpa, que se construía en todos los tamaños. Se han encontrado desde arpas portátiles hasta arpas enormes que eran usadas en los templos, con hasta veintitrés cuerdas. Se sabe también que el arpa era considerada un instrumento de la realeza, pues se han encontrado en las tumbas de los faraones. Es muy probable que los israelitas conocieran este instrumento gracias al contacto que tuvieron con la civilización egipcia. Al igual que los asirios, los egipcios usaron tambores, trompetas, y flautas simples y dobles, en tiempos de batalla.

Ahora bien, a pesar de los grandes avances que tuvieron los asirios y los egipcios con respecto a la música, y la posible supremacía que sobre ellos tuvieron los hebreos, fue otra cultura la que sentó las bases para el arte musical hasta la actualidad: la griega.

La música en la Antigua Grecia

Los griegos adoptaron su ciencia musical de los egipcios. Consideraban el estudio de la música de suma importancia, y la educación de la juventud griega únicamente abarcaba dos temas: atletismo y música.

Ahora bien, como el mismo nombre lo indica, música se refiere a lo relacionado con las musas, los personajes fantásticos de la mitología griega que inspiran las diversas artes. Así, el concepto que los griegos tenían de la música era más amplio, y abarcaba el estudio y consideración de otras artes, como el drama, la poesía y la danza, además del arte de los sonidos.

Habitualmente, el desarrollo de la música en Grecia se divide en tres períodos:

  1. El Período Mítico: previo al año 675 a.C. Se considera que el inicio de la ciencia musical coincide con la fundación de los Juegos Píticos, alrededor del año 1000 a.C., porque estos juegos tenían también competencias musicales. Durante esta época surgieron las historias míticas del poder de la música, utilizada por figuras como Hermes, Apolo, Pan y Orfeo. Se dice que Homero escribió poesías heroicas, que luego los bardos recitaban con el acompañamiento de la lira.
  2. El Período Clásico: del año 650 al 338 a.C. Durante este período también se dio la Conquista Macedónica. La cúspide fue realmente en el siglo V, en Atenas. Las grandes figuras asociadas con la música en estos años fueron Terpandro, Pitágoras y Arion, así como algunos poetas y la Escuela de Drama de Ática. Vale la pena señalar la intensa relación que se desarrolló entre la poesía, el drama y la música en la Antigua Grecia. De hecho, las estructuras que más tarde adoptó la música eclesiástica, como las antífonas (alternancia de grupos de voces) o los coros (voces al unísono que recitan o cantan un texto), tienen su origen en la tragedia clásica griega. En el teatro griego, era común que los actores principales cantaran sus líneas, con acompañamiento de la lira.
  3. El Período Alejandrino: del año 325 a.C. hasta la era cristiana. Es la época en la que la civilización romana inició la copia sistemática, y por lo general de menor calidad, de las grandes obras griegas.

Los griegos fueron especialmente aficionados a los instrumentos de cuerda, siendo la lira y la cítara los más populares. La lira es un instrumento de cuerda que se tocaba pulsando las cuerdas, similar a la guitarra, con un marco en forma de ábaco. Su origen era atribuido a Hermes, dios de la retórica y el comercio. La cítara, por su parte, también era un instrumento de cuerdas pulsadas, pero el cuerpo era más similar al del arpa de mano. Entre los instrumentos de viento, contaban con el aulós, que era una flauta larga, las flautas simples y dobles, y las flautas de Pan, una especie de órgano portátil, con siete tubos de bambú de diferente largo unidos con cuerdas uno al lado del otro, del más pequeño al más extenso, que sonaba cuando el ejecutante soplaba directamente sobre los tubos. Las flautas de los Andes son muy similares a estos instrumentos antiguos. Por último, los instrumentos de percusión eran pequeños y poco variados, y consistían de platillos y panderos. Los cornos y las trompetas de metal fueron usados ocasionalmente, y no fueron populares hasta los días de la influencia Romana.

Características de la Música:

A pesar de contar con certeza acerca de los instrumentos musicales utilizados, y la teoría que sirvió de marco a la música de los griegos, en realidad no sabemos prácticamente nada de cómo era, o cómo sonaba esa música. No existía un sistema de notación musical ampliamente desarrollado, y podemos suponer que la música, si bien estaba presente con fuerza en todos los aspectos de la vida cotidiana de la Antigua Grecia, era improvisada siguiendo algunas reglas básicas, y siempre por debajo en jerarquía del texto y su carga emocional.

Gracias al estudio y la teoría que legaron músicos científicos, como el mismo Pitágoras, conocemos esas pautas. La escala con la que se construyó la mayor parte de la música griega estaba basada en el tetracordio, palabra que literalmente significa “cuatro sonidos”, que eran precisamente las alturas a las que se afinaban las cuerdas de la lira griega. Para comprender mejor este concepto, veamos por un momento el teclado de un piano:

Piano

Un tetracordio se forma por dos tonos completos y un medio tono. Entre el do y el re hay una tecla negra, una nota intermedia. Lo mismo entre el re y el mi. Esa nota intermedia es lo que determina que la distancia es de un tono completo. Si miran de nuevo, verán que entre el mi y el fa no hay nota intermedia, entonces únicamente hay medio tono. Toda esta división y organización de los sonidos es fruto de los estudios de Pitágoras.

Más adelante, se empezaron a hacer diferentes combinaciones dependiendo de dónde se colocara el medio tono en el tetracordio. En el ejemplo que vemos más arriba, el medio tono está al final; el tetracordio se podría entonces colocar también al inicio, o en el medio. Estas escalas diferentes se asociaron con las diversas regiones de Grecia, y eventualmente culminaron en el nacimiento de la escala de notas que en la actualidad es la base de toda la música que se ha compuesto, tanto académica como popular: la escala mayor. Esta escala, que se conoce también como modo dórico, era la más simple de todas, y Platón consideraba que era la única digna para los Hombres. A los otros modos se les atribuían características emocionales, y eran escogidas dependiendo del tema del poema (si el poema era violento, usaban un modo; si el tema era el amor, el modo era otro; también tenían una escala determinada si el texto hablaba de los sentimientos y la pasión).

Himno_Apolo2
Detalle de los Himnos a Apolo. Símbolos sobre el texto para señalar las notas y las respiraciones. Fuente: Wikimedia Commons

El método de notación que emplearon los griegos disponía de letras individuales que se escribían encima del texto, para indicar la altura en que debía ser cantado el verso determinado, pero no señalaba la duración de debía tener cada sílaba. Más adelante, complementaron este sistema de notación con caracteres adicionales, utilizados para indicar los puntos en los cuales el intérprete debería respirar, y por lo tanto funcionaban también como indicaciones sutiles de los acentos rítmicos. A pesar de estos avances, la música seguía supeditada a las necesidades dramáticas del texto.

Para la cultura de la Antigua Grecia, lo más importante era que la música actuara sobre el alma y tuviera un efecto que motivara a actuar según las grandes virtudes humanas. Estaba al servicio de la ética y debía servir como una especie de medicina moral, que paralizaba la influencia de los malos pensamientos, o bien reforzaba los impulsos superiores del ser humano.

No se puede negar que esta filosofía de la música ha continuado vigente hasta nuestros días, y fue utilizada particularmente en el siguiente período de la historia de la música que estudiaremos, enfocada hacia la alabanza de un Ser Supremo por parte del espíritu humano: los inicios de la música religiosa de la Iglesia Cristiana.

search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close